Semilleristas de Arroz advierten la República Dominicana podría ser sancionada por incumplimiento de acuerdos a nivel internacional, lo que sería un golpe mortal para la sostenibilidad del cultivo.

La Asociación de Semilleristas de Arroz de la República Dominicana (ASOSEMILLA), advirtió que el país corre el riesgo de ser sancionado por incumplimiento de acuerdos ante la Organización Mundial del Comercio (OMC), y otros tratados internacionales, lo cual constituye un golpe mortal para la sostenibilidad del cultivo del cereal en nuestro territorio.

 

El presidente de la entidad Ramón Ludovino Espinal, afirmó que el mayor problema radica en el que hecho de que el Ministerio de Agricultura ha multiplicado y comercializado sin la autorización de la obtentora registrada la variedad de la semilla de arroz Jaragua FL, la cual pertenece a uno de sus sucios Genarroz S.A.

 

Dijo además que Jaragua FL es una variedad comprometida con el Fondo Latinoamericano para Arroz de Riego (FLAR) y el Centro Internacional de Agricultura Tropical (CIAT) con sede en Cali, Colombia, lo que expone a la República Dominicana por el incumplimiento de los acuerdos UPOV de la OMC, así como otros tratados internacionales, lo que pone en tela de juicio la imagen del país de manera significativa.

 

«Manifestamos públicamente nuestro rechazo a la violación de los Derechos de Obtención de Especies Vegetales en que está incurriendo el Ministerio de Agricultura en contra de uno de nuestros socios, Genarroz, S.A., la obtentora registrada de la variedad de arroz Jaragua FL, a la cual ese Ministerio mediante la técnica de mutación inducida logró añadirle resistencia a un herbicida graminicida creando lo que, en el marco del acuerdo de la Unión Internacional para la Protección de las Obtenciones Vegetales (UPOV) y la Ley 450-06, se denomina Variedad Esencialmente Derivada (VED) de Jaragua FL en este caso, semilla que el Ministerio ha multiplicado y comercializado sin la autorización del obtentor de la variedad original (Genarroz, S.A.) según ordena el marco legal vigente, incluyendo la Constitución de la República Dominicana y tratados internacionales aplicados« precisó Espinal.

 

 

 

 

Mediante un documento dado a conocer a los medios de comunicación, Ludovino Espinal aseguró que de continuar la situación la inversión privada también se vería afectada porque nadie en su sano juicio continuaría realizando esfuerzos e inversiones en desarrollar nuevas variedades en un país donde el propio Estado, lejos de hacer respetar la Ley vigente, es el primero en desconocerla.

Indicó que para la multiplicación y comercialización de una variedad esencialmente derivada (VED) es obligatorio el consentimiento por escrito del obtentor registrado de la variedad inicial, y que el Ministerio de Agricultura, al declarar el método de obtención de LRC Juma 69-20 deja muy claro que es una variedad esencialmente derivada de Jaragua FL.

 

«LRC Juma 69-20 es exactamente igual a Jaragua FL y no hay manera de diferenciarla tomando en cuenta sus características fenotípicas y morfológicas. Esto porque LRC Juma 69-20 es la misma Jaragua FL diferenciada únicamente por la resistencia al herbicida de referencia, diferencia que no forma parte de los criterios que la Ley vigente reconoce como válidos para conceder a un material vegetal la denominación de nueva variedad« añadió Espinal.

 

Agregó que a pesar de la violación no se oponen a la comercialización de LRC Juma 69-20 siempre y cuando se respeten los derechos de nuestro asociado Genarroz; en cambio, procuramos que ésta semilla esencialmente derivada sea manejada bajo la protección del marco legal vigente, respetándose los derechos del obtentor de la variedad original que la Ley establece, y no solamente en este caso particular que afecta a Genarroz, S.A., sino en cualquier caso donde sea generada una variedad esencialmente derivada por parte de cualquier entidad pública o privada. Lamentó que, a pesar de los esfuerzos realizados como entidad, para que el Ministerio de Agricultura resuelva la situación, esto no ha sido posible.