Deceso de Don Cuqui toca sensiblemente el deporte

Santo Domingo, RD

El fallecimiento de don Emilio Nicolás Córdova (Cuqui) toca sensiblemente la producción de literatura deportiva de la República Dominicana.

Córdova, además de ser un cronista y comentarista deportivo, así como productor de programas de radio y televisión, fue un fecundo productor de libros y revistas relacionados con el deporte, especialmente, el béisbol.

Su deceso se produjo la tarde de este sábado en un centro privado de esta capital, donde era atendido por problemas de neumonía y desde entonces se ha producido una gran manifestación de dolor que ha trascendido a lo familiar.

Sus restos fueron expuestos desde la tarde y noche de este domingo en la funeraria Blandino de la avenida Abraham Lincoln y desde entonces desfilaron por la misma numerosas personalidades, especialmente periodistas deportivos, quienes eran recibidos por su esposa Mercedes Roca Brache; sus hijos María Estela, Mercedes Amalia y Carlos Alberto, así como sus hermanas Maritza, Carmen, Genoveva y Socorro Córdova.

Múltiples expresiones de pesar se produjeron en la funeraria de parte de los amigos y allegados a la familia Córdova, quienes recordaban con nostalgia el trato afable que recibieron del fenecido.

Ramón Cuello, presidente de la Asociación de Cronistas Deportivos de Santo Domingo (ACDSD), dijo que Córdova, quien presidió en dos ocasiones esa entidad, “fue un verdadero líder de los cronistas”.

De su lado, Mario Emilio Guerrero, ex presidente de la ACDSD, también tuvo expresiones de elogios hacia Córdova señalando que “el fallecimiento de Cuqui Córdova nos deja sin el insigne historiador y cronista deportivo, pero la Sociedad Dominicana también pierde a un ciudadano ejemplar”.

Américo Celado y Carlos Nina Gómez, también hablaron de la conducta y vocación de trabajo del fallecido, lo mismo que Tony Grullón. También pasaron por la funeraria otros cronistas, Héctor J. Cruz, editor deportivo de Listín Diario; Bienvenido Rojas, Franklin Mirabal, Antonio Valdez, Yoel Adames y David Salvador, entre otros.

Ricky Noboa, Comisionado Nacional de Béisbol Profesional, expresó que el legado de don Cuqui Córdova “siempre nos acompañará” y a seguidas añadió “ es el referente más elevado de las conquistas de nuestros grandes atletas a las nuevas generaciones”.

Neftalí Cruz, un ex beisbolista, hoy busca talentos del béisbol, refirió que Cuqui Córdoba “siempre fue un hombre de bien”. “Un hombre que nos trajo el béisbol del pasado para que las presentes y futuras generaciones conocieran sus grandes figuras”.

Dijo que aunque su fallecimiento hoy le llena de tristeza, pero que está muy contento con todo lo que él pudo transmitirnos.

Jesús María Santos, fue su chofer y una especie de asistente personal por casi 20 años. “Estoy desconcertado, estoy en aire. No veré a un hombre que siempre tuvo rostro alegre, trabajador incansable y a quien acompañaba todos los días en todas sus tareas”, dijo con ojos humedecidos.

En tanto que Manuel Matos, un colaborador por más de 30 años en la petrolera Shell Company, dijo que la partida de Córdova le deja un gran vacío.

Honras funébres

El sepelio de don Cuqui Córdova se producirá este lunes a las 2:30 de la tarde. El cortejo fúnebre partirá desde la funeraria Blandino hacia el Cementerio Cristo Redentor, donde recibirá cristiana sepultura.

El novenario será a partir de mañana, martes, a las 6:00 de la tarde en la Parroquia Universitaria Santa María de la Anunciación en la Universidad Católica.

Legado

Al momento de su fallecimiento Cuqui Córdova contaba con 90 años. Nació el 24 de diciembre de 1929.

Sus inicios como escritor se produjeron en el año 1944, cuando sólo contaba con 15 años de edad, escribiendo artículos en los periódicos La Información y La Opinión.

También escribió artículos en la desaparecida Revista Ahora. Productor del programa “Figuras del Deporte por Telesistema y luego por TeleAntillas por la radio produjo el programa Hablando de Deportes, espacio que también llegó a transmitirse por Carivisión.

Cuqui Córdova fue un historiador deportivo que dedicó su vida a recoger la historia del deporte dominicano en general, pero especialmente del béisbol. Fue Relacionista Público de la Shell Company por muchos años, empresa desde la cual hizo un valioso aporte al desarrollo del deporte nacional. Fue un mecenas del deporte nacional y desde su cargo ayudó a miles de jugadores y deportistas que vivían en precarias condiciones económicas. Fue también el creador del premio “Los Dominicanos Primeros” y presidente de su jurado por muchos años, al igual que los premios “Caonabo de Oro”, junto al desaparecido periodista Salvador Pittaluga. También se desempeñó como presidente de la Asociación de Cronistas Deportivos de Santo Domingo (ACD)

A su impronta se debe la creación del Pabellón de la Fama del Deporte Dominicano, en el cual fue elevado como inmortal en la categoría de Propulsor, en 2003. Por varias décadas mantuvo en Teleantillas su programa televisivo “Figuras del Deporte”. Inició varias series de publicaciones deportivas recordando las grandes glorias del deporte. La última de estas series “Historia del Béisbol Dominicano” fue una especie de libro-revista ideada por el mismo de la cual publicó 17 tomos, el último de ellos, titulado “Pepe Lucas, el mayor jonronero de su época). Fue por muchos presidente del Club Rotario de Santo Domingo y con posterioridad, miembro destacado de esa entidad.